Noticias

06 de septiembre de 2018

CABA

Movimientos sociales marcharon a ANSES

Desde La Quiaca a Ushuaia, esta mañana se hizo sentir el reclamo de los miles de trabajadores de la economía popular frente a todas las sedes de ANSES del país reclamando una actualización en las jubilaciones y planes sociales que están por debajo de la línea de indigencia.

En Capital Federal desde las 10 de la mañana, los movimientos sociales se reunieron en el Obelisco para marchar a la ANSES exigiendo un aumento de emergencia en la Asignación Universal por Hijo, las jubilaciones y pensiones mínimas, en un contexto de feroz ajuste económico que genera que crezca cada vez más el hambre.

La multitudinaria jornada nacional de lucha, fue convocada por la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y el Frente Popular Darío Santillán. También contó con la adhesión de otros movimientos sociales, porque en momentos difíciles la unidad en la lucha se amplía con el objetivo de poner un freno al ajuste que lleva adelante el gobierno de Macri.

La inmensa columna que se dirigió a la oficina central de ANSES en Av. Córdoba 720, estuvo encabezada por los dirigentes de las organizaciones con un cartel que decía “basta de saqueo a nuestros salarios”. Detrás, una gran cantidad de familias enteras movilizadas fueron muestra del estado que se vive en los barrios por la desidia del gobierno. Se expresa en falta trabajo genuino, el hambre crece a pasos agigantados y que no hay olla popular que pueda sostener esta situación.

Juan Carlos Alderete, coordinador nacional de Desocupados y Precarizados de la CCC, decía que “el gobierno continúa con su plan infame que hace sufrir al pueblo, a los trabajadores y a los que tienen los planes sociales. Quienes reciben planes se encuentran con la amenaza permanente de que dejarán de cobrarlos mientras padecen una situación económica crítica. Queremos decirles que ya basta de humillaciones”.

Desde el Estado hay una gran falta de comprensión de la situación integral que padecen quienes necesitan ser beneficiarios de esta precaria ayuda económica y se les imponen requisitos que no siempre pueden cumplir. Los planes son insuficientes y no se brindan soluciones concretas ante la conflictiva social en que viven.

Al respecto Liliana Ruiz dirigente de la CCC de zona norte explicaba que “al imponer la terminalidad educativa como un requisito para recibir planes sociales, ponen en una situación muy complicada a muchos compañeros. Aparecen dificultades para poder afrontarlo porque tienen a sus hijos a cuesta, por los horarios, porque hay hambre, porque tienen que dejar de hacer las changas que les salen. Además, les preocupa la integración a la enseñanza, sienten que no pueden y por lo tanto no quieren seguir afrontando esta situación de frustración. Les desespera que al no poder cumplir con los estudios pierdan la posibilidad de cobrar”.

La dirigente de la CCC, contaba que en los barrios es visible cómo ha crecido el hambre, se ven muy afectados por los aumentos de precios, la imposibilidad de pagar los servicios y de mantener dignamente a sus familias. “La situación hoy es desesperante, se duplica la demanda de comida en los comedores porque son cada vez más los que llegan por un plato de comida y después se llevan para su familia”, decía Liliana Ruiz.

Al llegar ante las puertas de la sede central de ANSES los referentes de las organizaciones entregaron un petitorio con los reclamos con que se convocó a la movilización. En la calle aguardaban los miles de trabajadores con cánticos y la batucada que sonaron durante toda la jornada.

Mariano Sánchez, coordinador nacional del Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados (MIJP) de la CCC, que formó parte de la delegación que entregó el escrito, advirtió que “en los últimos 8 meses la devaluación del peso es del 50% y se expresa en nuestro bolsillo. Esta política de ajuste del gobierno se ha profundizado con el acuerdo del FMI”. Asimismo, sostuvo que se reclama un 50% de aumento a los planes, las jubilaciones y para los trabajadores que están en blanco a quienes también se les redujo su salario con el aumento inflacionario. Y finalizó diciendo “hay que seguir la lucha, hay que romper con el Fondo Monetario Internacional y tener otra política que realmente sea en beneficio de la mayoría de nuestro pueblo”.

Esta jornada forma parte de un plan de lucha que han trazado las organizaciones sociales para enfrentar la grave crisis económica y social con el lema “Fuera el FMI. Basta de Hambre”.

Alderete informó que “el miércoles que viene continuamos con el plan de lucha instalando en la 9 de Julio 100 ollas populares, para insistir con el tratamiento urgente de la Ley de Emergencia Alimentaria.”