Edición impresa

n° 1932

miércoles 28 de septiembre de 2022

Hora Política Hoy N° 1932

Confluencia de las luchas para resolver las emergencias, defender la soberanía y las libertades democráticas

La disputa interimperialista, los factores de guerra y las luchas de los pueblos en el mundo se expresan en América Latina y en Argentina. En nuestro país seguimos peleando unir las luchas para que el ajuste y la crisis la paguen los que se la llevan en pala y aislar a la rosca macrista.

Hora Política Hoy N° 1932

1. Crecen las luchas contra el ajuste

La inflación no para, crecen el hambre, la indigencia y hay cada vez más pobres. Incluso entre los que tienen trabajos en blanco. Según el Indec el salario medio de los trabajadores en Argentina es de $66.552, cuando la canasta básica total para no ser pobre está en $119.757.

Crece el drama del techo; los alquileres que se renueven en setiembre, según la ley vigente, subirán entre un 65% y un 68%.

Con el ajuste se agravan todas las emergencias que sufren los sectores populares.

El FMI aprobó las metas del segundo trimestre del acuerdo. El gobierno lo considera como un logro. Festejan los sectores de las clases dominantes que están detrás del macrismo, ya que impusieron medidas que les garantizan seguir disponiendo de superganancias. El gobierno, lejos de proyectos como el de tierra, techo y trabajo, juega para que se apruebe el Presupuesto Nacional que vendrá con los recortes sociales a la medida de las imposiciones del FMI.

Frente al ajuste, crecen las luchas. Así consiguieron aumentos la rama siderúrgica de la UOM, la Federación Grafica de Buenos Aires, la industria de la carne, los docentes, Comercio, la seguridad privada, los estatales de La Pampa, etc.; y siguen peleando la revisión de sus salarios Camioneros, la Conadu Histórica, los trabajadores de la industria del neumático, etc.

El Movimiento Independiente de Jubilados y Pensionados MIJP–CCC marchó al PAMI en la CABA. Sigue la pelea por un aumento inmediato de los haberes de jubilaciones y pensiones, que están por debajo de la línea de indigencia.

La Mesa Nacional de los desocupados y precarizados de la CCC se reunió este fin de semana en La Pampa para analizar la situación y darle continuidad a su plan de lucha.

Luchan los originarios por sus tierras y se preparan para su 14 Encuentro de Naciones y Pueblos Originarios, enfrentando la campaña reaccionaria del macrismo que los demoniza.

La Federación Nacional Campesina sigue la lucha frente a los aumentos brutales de sus alquileres de tierras, las semillas, los insumos, etc.,

Más de diez mil personas se movilizaron en Rosario al puente Rosario-Victoria, contra las quemas indiscriminadas en las islas del delta y por la ley de humedales.

Los estudiantes de la CEPA, salieron a las calles la semana pasada con clases públicas, cortes de calles, volanteadas, planteando la difícil situación que se vive en las universidades para poder seguir estudiando.

Frente al crecimiento de los femicidios y la violencia que sufren, miles y miles de mujeres siguen luchando para conquistar la declaración nacional de emergencia en violencia, en provincias y municipios.

Al calor de la lucha por sus reivindicaciones realizan encuentros y pre encuentros regionales y se preparan para los Encuentros de octubre y de noviembre en San Luis.

El PCR y su JCR y los movimientos de los que participamos, seguimos peleando la confluencia de las luchas para imponer desde las calles que la crisis la paguen ese puñado de oligarcas que se llevan sus superganancias en pala.

 

2. Plata hay, pero la tienen un puñado de oligarcas

Según un estudio del Centro de Economía Política Argentina (www.centrocepa.com.ar) empresas como Ledesma, Aluar, Molinos Río de la Plata y Arcor en los primeros 6 meses de este año tuvieron ganancias superiores a las de todo 2021.

También la red de supermercados La Anónima (la que remarca todos los días), el multimedio Clarín (uno de los voceros de la derecha macrista), la empresa fabricante de chapa de acero Ternium Siderar y las petroleras Pan American Energy (PAE) y Tecpetrol registran en lo que va del año ventas superiores en 34,6% a sus últimos ejercicios, que suman más de USD 11 mil millones.

Esto se suma a las impresionantes ganancias de los monopolios exportadores de granos, los terratenientes, las mineras y los bancos.

La plata que ganan estos sectores es una brutal transferencia de ingresos de los sectores populares hacia ese puñado de oligarcas y para el pago de la estafa macrista con el FMI y las deudas con otros imperialismos.

Si la inflación en alimentos empobrece los bolsillos populares todos los días y monopolios alimenticios como Molinos, Arcor, Mondelez, Ledesma, y supermercados como La Anónima tienen ganancias récord, queda en evidencia quiénes son los que se la llevan en pala.

Para avanzar en resolver las emergencias, defender nuestra soberanía y derrotar a esa derecha destituyente, es necesario tocar los intereses de esta minoría que se enriquece a costa del sufrimiento del pueblo y la nación argentina. Seguimos peleando, desde las calles, por una amplia unidad que conquiste medidas para que el dinero salga de impuestos extraordinarios al patrimonio de los grandes terratenientes y los monopolios exportadores, y romper el acuerdo con el FMI y los acuerdos antinacionales con todos los imperialismos.

 

3. En un clima de guerra se agrava la crisis mundial

Sigue la invasión del imperialismo ruso en Ucrania. Frente a la contraofensiva ucraniana que le permitió recuperar ciudades importantes en la región de Jarkov en el noreste del país, el gobierno de Putin acusó el golpe. Respondió con medidas como la movilización de 300 mil reservistas para proteger los territorios ocupados. Hubo protestas y movilizaciones en Rusia oponiéndose a esta medida, que fueron reprimidas y provocaron cientos de detenidos. También miles de posibles reclutados cruzaron la frontera rusa hacia países vecinos.

Putin acusó a Occidente de participar de un “chantaje nuclear”, y aseguró que “nuestro país también posee varios medios de destrucción, algunos de los cuales son más modernos que los de los países de la OTAN”. El imperialismo ruso convocó a una farsa de referéndum en las regiones de Donetsk, Lugansk, Kherson y Zaporiyia, preguntando si querían incorporar sus regiones a Rusia.

Dmitry Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, declaró que iban a aceptar y defender esa tierra anexada con “cualquier arma rusa, incluidas las nucleares estratégicas y las que usan nuevos principios”, “Rusia ha elegido su camino”, agregó: “No hay vuelta atrás”.

El presidente yanqui Biden contestó que Rusia pagará costos “rápidos y severos” si utiliza “falsos” referendos para anexar territorios de Ucrania.

Los yanquis iniciaron junto a Corea del Sur un ejercicio naval conjunto.

El imperialismo chino continúa con su despliegue militar sobre el estrecho de Taiwán y marcha hacia el congreso del falso Partido “Comunista” para el 16 de octubre. Allí se consagraría el tercer mandato de Xi Jinping al frente del gobierno, el Partido y las Fuerzas Armadas de China. La que fuera la locomotora del capitalismo mundial se encuentra con su economía estancada, afectada por el estallido de la burbuja inmobiliaria, por la política del “Covid 0” que llevó al confinamiento de ciudades enteras y ahora por una brutal sequía que redujo su capacidad hidroeléctrica y puede hacer fracasar la cosecha de otoño.

En una Europa que se encamina hacia la recesión económica, en Italia ganó las elecciones la coalición de derecha que lidera la neofascista Giorgia Meloni. Este giro en la tercera economía de Europa es un cimbronazo que habrá que ver cómo afecta a la Unión Europea, en un contexto donde la derecha también gobierna países como Hungría, Serbia y Polonia y ganó las elecciones en Suecia. Desde la segunda guerra mundial no se daba en Europa una situación de tal avance de sectores fascistas.

 

4. La disputa imperialista tiñe América Latina

En América Latina, todos los imperialismos que disputan por su control están atentos a lo que ocurra en las elecciones del próximo domingo 2/10 en Brasil, de gran importancia para todo el continente. Todas las encuestas dan como ganador a Lula Da Silva frente al presidente Bolsonaro y éste amenaza con no entregar el gobierno si los resultados no le son favorables. En un escenario donde los distintos sectores de las clases dominantes están asociados a uno u otro imperialismo no vienen tiempos de aguas tranquilas. Los yanquis quieren recuperar terreno y avanzar en su presencia militar. El imperialismo chino es el principal socio comercial de Brasil y pretende avanzar en sus grandes inversiones. Habrá que ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

En Paraguay, los yanquis han pasado a jugar fuerte. Primero el embajador yanqui denunció al vicepresidente y pre-candidato del Partido Colorado Hugo Velázquez como “significativamente corrupto”, un escándalo que lo sacó de la carrera presidencial y lo forzó a renunciar a la vicepresidencia. Lo mismo hizo con el ex presidente Cartes, al que el gobierno de Estados Unidos acusa de lavado de dinero, corrupción, etc. A ambos se les prohíbe el ingreso en Estados Unidos. Recordemos que Cartes es un gran amigo de Macri y le puso su avión durante la cuarentena por la pandemia para que viaje a Asunción por “negocios privados”. Hay quienes afirman que después de ese viaje apareció el dinero para comprar el canal de TV de La Nación, que es hoy fuente del más rancio gorilismo macrista.

En Paraguay, que es el único país sudamericano que reconoce diplomáticamente a Taiwán y no a China, los yanquis se van abriendo camino hacia un viejo sueño que es la instalación de una base militar en la zona de la triple frontera. Están avanzando en un proyecto para la construcción de instalaciones en los puertos paraguayos, en el arranque de la llamada “hidrovía” donde participarían capitales de Estados Unidos, y la posible instalación de una base militar en la zona.

Este proyecto provocó una declaración por unanimidad de la legislatura del Chaco repudiando la militarización de la “hidrovía”.

Así se va expresando cada vez más abiertamente cómo los imperialismos disputan, apoyándose en uno u otro sector de las clases dominantes en países dependientes como el nuestro.

Laura Richardson, la jefa del Comando Sur de los Estados Unidos, advirtió sobre los intereses chinos en Argentina. Mencionando a la “estación espacial” de China en Neuquén afirmó: “Yo lo veo así: son instalaciones de un gobierno autoritario, que no deja que los argentinos accedan a ellas, excepto si van de visita. ¿En qué andan?”.

Ya antes, en su viaje a la Argentina, Richardson había planteado la posibilidad de una base militar yanqui en Tierra del Fuego.

El gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, estaría negociando con China la construcción de un puerto “logístico” en Río Grande, cerca del estratégico Canal de Beagle y por su proyección a la Antártida, lo que también representaría una injerencia a los intereses soberanos de la Argentina.

 

5. El macrismo y sus socios vienen por nuestras conquistas

Macri y otros trabajan intensamente para crear las condiciones para volver a ser gobierno, antes o después de las elecciones: “Tenemos que hacer lo que no pudimos, pero en 90 días” y “tenemos que reaccionar y retomar el rumbo iniciado en la década de los ‘90 y después en 2015”.

Menem privatizó o entregó en concesión a más de 450 empresas nacionales, todas por monedas, y en su gran mayoría a manos de los monopolios imperialistas. Además, concedió el indulto a los genocidas de la dictadura, estableció “relaciones carnales” con el Reino Unido, y se subordinó al Concilio de Washington humillando a nuestra patria.

Macri, que en su gobierno hizo crecer el hambre y la desocupación, entregó soberanía económica y nos endeudó como nunca en la historia con el FMI.

Si no logró más es por la lucha del pueblo argentino, en la que se destacó el papel de los Cayetanos. Fueron las luchas las que le impidieron imponer el 2×1 para liberar genocidas, una reforma laboral que termine con los derechos conquistados por los trabajadores y fue esa lucha popular la que le impuso la Ley de Emergencia Social.

Ahora en Juntos por el Cambio redoblan la apuesta. Esta semana Macri anunció que de volver al gobierno privatizaría las jubilaciones. Un negociado que ya se hizo en la Argentina privatizadora de Menem, y que causó un desastre no solo en Argentina, sino que fue uno de los reclamos populares que se hizo sentir en las calles en Chile en el 2019.

Para esa política necesita destruir a las organizaciones populares que lo desenmascararon y lo derrotaron en las calles y crearon condiciones para derrotarlo en las urnas en 2019.

Macri sigue afirmando que el intento de asesinato sobre la vicepresidenta es un acto de “loquitos sueltos”, no explica como lo sabe, si el expediente tiene secreto de sumario. Tampoco explica por qué los abogados de uno de los detenidos por el hecho, Gabriel Carrizo, son: Gastón Marano, asesor del senador por Chubut, Ignacio Torres, que pertenece al PRO y es miembro de la “Comisión de seguimiento de los servicios de inteligencia”. Otra de las abogadas es Brenda Salva, asesora de la diputada del PRO por San Luis Karina Bachey, y el tercero es Fernando Sicilia, que también defiende en la causa por espionaje ilegal a los ex integrantes de los servicios Leandro Araque y Facundo Melo, que trabajaban a las órdenes de Silvia Majdalani, legisladora por el PRO en la CABA y jefa de la AFI durante el gobierno de Macri. Araque es un espía reclutado por la AFI de la Policía de CABA.

Es llamativo que un “vendedor de copitos de azúcar” pueda pagar abogados tan caros y tan relacionados con los servicios de inteligencia durante el gobierno macrista.

Como se ve, Macri, Bullrich y el PRO tienen mucho que explicar sobre “los asesores” y la AFI.

En este escenario, los llamados al diálogo a la oposición que hacen trascender sectores del gobierno parecen más destinados a quedar bien con el embajador yanqui que aconseja “trabajen en acuerdos desde ahora, no esperen a las elecciones de 2023”.

Esos “acuerdos” que plantea el embajador imperialista yanqui son principalmente para el cumplimiento de los acuerdos con el FMI, la aprobación del presupuesto y la “contención” del conflicto social.

 

6. ¿Vamos a tiempos tormentosos?

Los tres sectores que dirigen el gobierno (Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa), están aplicando un brutal ajuste a la medida del acuerdo con el FMI.

Este ajuste en primer lugar agrava los sufrimientos de nuestro pueblo al descargar brutalmente sobre sus espaldas el precio de la crisis, mientras se llenan los bolsillos un puñado de oligarcas y los organismos de la usura imperialista como el FMI, el Club de París y otros.

También divide a las fuerzas que nos nucleamos en el Frente de Todos para enfrentar a esa derecha reaccionaria que expresa el macrismo y no para que la crisis la siga pagando el pueblo mientras ellos se la siguen llevando en pala.

Seguimos pensando que para avanzar hay que dirigir el golpe principal de la lucha popular a esa derecha reaccionaria que expresa el macrismo. Y lo hacemos.

Partimos de las necesidades de las masas y seguimos a la cabeza de la lucha contra el ajuste, por las emergencias y en defensa de la soberanía nacional y las libertades democráticas.

Los distintos sectores de las clases dominantes han jugado, y lo siguen haciendo. Su objetivo es dirimir entre ellos la lucha por el poder. Necesitan frenar las luchas e impedir el protagonismo de las masas.

Y en las masas avanza el convencimiento que si no salen a luchar por sus necesidades nadie lo hará por ellos. Y cuando salen a la calle por sus reivindicaciones, no le preguntan al que está al lado a quién va a votar, se unen por un objetivo común.

A esa unidad apostamos e impulsamos la confluencia de las luchas para conquistar los reclamos populares.

Desde el PCR y su JCR seguimos a la cabeza de esas luchas y peleamos por acumular fuerzas afirmando el camino que le permitan a la clase obrera y el pueblo triunfar sobre sus enemigos.

No peleamos por lo “posible”, porque lo que nos ofrecen como “posible” es más hambre y opresión.

Peleamos por lo necesario, que es una revolución donde la clase obrera y el pueblo conquisten el poder político y destruyan este Estado a la medida del latifundio y la dependencia para construir uno nuevo que resuelva el pan, el trabajo, la tierra, la salud, la educación, la vivienda, la seguridad, la independencia nacional y una cultura nacional y popular para todos los que habitan nuestro suelo.

Escriben Jacinto Roldán y Ricardo Fierro

Foto: Semana de lucha en defensa de la educación pública de las y los estudiantes universitarios

 

Secciones

Lucha popular

Porque hay mucho perdido que vamos a recuperar Conflicto docente en CABA

Clases públicas, asambleas de curso y ollas populares Semana nacional de lucha en defensa de la educación pública

Ante las elecciones 2023 y la crisis económica provincial Importantes reuniones político - sindicales en Chubut

Marcha al Congreso de la Nación ¡Ley de humedales ya!

Una nueva Ronda reafirmó la lucha contra la impunidad de ayer y de hoy Madres de Plaza de Mayo de Quilmes

Gran convocatoria multisectorial en Rosario Por la recuperación del puerto

El deporte para combatir al avance de las drogas en los barrios Boxeo social en Córdoba

Ver sección completa