Noticias

01 de mayo de 2022

Columna semanal de Arnoldo Gómez

Suba salarial y Techo Tierra y Trabajo

La situación salarial de la clase obrera analiza Arnoldo Gómez en su columna de los viernes en Argentina “Ayer y Hoy”, programa con la conducción de M. A. De Renzis del 29 de abril 2022

En este 1°de Mayo quiero desocultar cuál es la situación salarial en que se encuentra la clase obrera argentina en este día, que es de lucha.

No nos hemos recuperado de la caída salarial, del sogazo que nos pegó el macrismo, desde el 2017 al 2019 con una caída general de todos los salarios.

Esta caída no se recuperó en estos dos años del gobierno del Frente de Todos. Hubo un primer año, 2020,  hubo un primer semestre donde la caída salarial continuó y fue de un 7%, motivada por lo abrupto de la pandemia, en que hubo medidas para sostener a los más castigados aunque insuficientes. Y hubo un segundo semestre de recuperación donde el salario terminó en diciembre del 2020 con una recuperación nominal del 1% comparando diciembre 2019 con diciembre 2020.

¿Pero cómo es la realidad? Durante varios meses la inflación comió el salario, como estos primeros meses del 2022, cuando se hace la cuenta anual de lo percibido o pagado como salarios, hubo una caída del 3% respecto de lo percibido realmente en el 2019 (Datos de Infobae).

Y en el 2021, con una reactivación de la economía del 9 al 10% continuó la caída salarial. ¿Cómo continuó?  Se puede ver igual en diciembre del 2021 nominalmente los salarios respecto de diciembre 2020 habían crecido en un 3 %, pero ese 3% fue comido por la inflación en estos cuatro meses. Entonces, de lo realmente percibido durante el año 2021, se perdió un 5% en los primeros seis meses y después de las elecciones hubo una recuperación pero haciendo la cuenta de lo realmente devengado mes a mes por los asalariados fue un 2,3% menos a lo largo del año.

En el 2021 con la recuperación de la economía por cada puesto de trabajo en blanco que se creó ocho fueron cuentapropistas o en negro. Esta franja de los trabajadores tuvieron una caída en sus ingresos del 14%. Esto se puede ver si miras Comercio, tenes un mínimo de 70 mil pesos en el convenio en blanco, pero cualquiera sabe que en su barrio hay trabajadores  en negro en comercios barriales, por 30 mil pesos o menos.

Estos bonos que ha dado el gobierno son como agua en el desierto para estos trabajadores informales, los cuentapropistas de abajo y trabajadores en negro. Pero no compensan una caída salarial como hubo en estos dos años del 5 al 6 % que se puede medir como del 3% del PBI, y estos bonos que busca compensar, como dijo el ministro Guzmán, son solo el 0,3% del PBI, por lo tanto la compensación no llega a ser ni el 10% de la caída.

El mito liberal, de esta derecha que quiere volver, y que ha convencido a muchos,  es que el salario, el costo laboral como ellos lo llaman, es una de las fuentes del problema inflacionario. Acá tenemos una muestra palpable de lo contrario, con una caída en 5 años del 22% de la masa salarial, un 17% con el sogazo de Macri y  que con este gobierno continuó, con un 22% de caída salarial ya vemos en qué niveles tenemos la inflación. O sea, el salario nunca ha sido el origen de la inflación, el salario decide  cómo es la distribución de la riqueza creada por el trabajo entre los patrones y los obreros.

Doy los números de Cifra (consultora empresarial), la parte empresaria se llevaba en el 2018 el 46% de la nueva riqueza y en el 2021 se lleva el 54% (El resto impuestos y salarios). Este 8% es casi un 20% de aumento, casi exactamente lo mismo que cayó el salario. El salario mide qué parte va a la clase obrera y que parte va a la ganancia empresaria, nunca genera inflación. Desde ya que esta nueva masa de ganancia no se la llevaron todos los patrones del mismo modo, no es lo mismo lo que se llevó Blaquier que lo que se llevó un almacenero de barrio. No es lo mismo lo que cobra un mediero por la verdura que el precio de los mercados concentradores. La ganancia se ha concentrado en estos 200 grandes monopolios que controlan al mercado argentino mientras las Pymes pelean por recibir migajas de la reactivación y son los principales pagadores de impuestos y cargas sociales. El otro mito de los liberales, la gran presión impositiva. Hay una gran presión impositiva para una pequeña empresa, pero respecto del producto nacional la presión impositiva de Argentina es baja, está en el orden Nº 43 en el mundo.  El tema es que no está segmentada, paga igual carga social una pyme que uno de estos monopolios concentradores de la ganancia.

De Renzis: Guzmán dijo “queremos mantener las mismas metas diseñadas en el programa original del Fondo Monetario”.

Arnoldo Gómez: Por eso él le explica al Fondo Monetario que estos bonos son solo el 0,3% del PBI. O sea, la masa salarial no está incidiendo para cambiar el programa. Acá el sogazo salarial ya se produjo con Macri pero que no se ha recompuesto en estos 2 años.

La lucha de de las organizaciones sindicales y sociales por el salario es una lucha por la defensa del mercado interno y parte de la soberanía nacional. Nunca la lucha salarial ni la lucha de los precarizados por Techo Tierra y Trabajo  es el factor inflacionario, por el contrario, es un factor reactivante de la producción. Y esto hay que tenerlo en cuenta porque no solo se lo puede pelear mejor con este gobierno que si vuelven los amarillos sino que es fundamental lograr revertir estos números, luchar por cambiar esta política de subordinación al FMI, porque es la que facilita la vuelta de esta derecha que sostiene consecuentemente estas ideas reaccionarias sobre el salario y los impuestos.

De Renzis: Sobre la inflación, para dar una referencia con un valor como el automóvil, hoy se necesitan seis sueldos más que en diciembre para comprar el mismo auto.

Arnoldo Gómez: En cada una de estas crisis, ahora con la invasión rusa a Ucrania,  aprovechan algún factor crítico para recomponer la  tasa de ganancia.

De Renzis: Estamos hablando de un auto, no estamos hablando para comer.

Arnoldo Gómez: El desnivel se va dando en todos los niveles, el que tiene que comer come menos, y en los sectores medios se alejan de renovar el auto.

De Renzis: O no come, o está subalimentado.

Arnoldo Gómez: Claro, como está subalimentada gran parte de nuestra juventud.